+ Puntuar

  • Puntaje editor

    6.5
  • Puntaje usuarios

    7.0
RAD (PSN/XBLA/eShop)
Leandro Bordino
Redactor
Leandro Bordino / Cloud

Soy amante de los videojuegos desde que tengo memoria y disfruto mucho escribir sobre ellos. La música es mi otra pasión, me encuentro estudiando en el Conservatorio Manuel de Falla y con suerte algún día compondré la banda sonora de un juego. Leer más »

Email: lbordino@playnomore.com
05 de Septiembre del 2019

Análisis de RAD - PS4

Double Fine y Bandai Namco se unen para traernos un roguelike lleno de mutaciones y poderes especiales. Suena muy bien, ¿no? Vamos a verlo.

Siempre que Double Fine anuncia un nuevo juego, el entusiasmo de los jugadores se despliega rápidamente. No se puede negar que es un estudio muy querido, no sólo por ser el padre de Psychonauts y otros títulos, sino también por tener a la cabeza al maestro Tim Schafer (Maniac Mansion, The Secret of Monkey Island y más). Con semejante mente creativa detrás, el público siempre está expectante de los nuevos proyectos que traen él y su equipo a la mesa. Mientras esperamos ansiosos por Psychonauts 2, Double Fine se juntó con Bandai Namco para lanzar RAD, un juego del estilo roguelike.Ambientado en un mundo post-apocalíptico, nosotros seremos un valiente joven que debe sumergirse en lo profundo de seis niveles para encontrar una cura que salve a la humanidad. Y sí, va uno solo porque, eh, bueno... no lo sabemos, ja. De todas formas, suena sencillo y hasta corto, ¿no? Lo que no mencionamos es que allí le esperan mutantes, zonas radioactivas, escenarios generados aleatoriamente y esa delgada línea entre ser súper poderosos y perderlo todo en segundos. El juego cumple al pie de la letra varios de los puntos vitales que suelen brindar los títulos de este género, y hasta podríamos decir que no innova demasiado, pero vayamos por partes.

Antes de adentrarnos en la misión, podremos pasearnos por una zona segura y charlar con algunos personajes. Aquí las cosas ya empiezan extrañas, porque solo hay dos cosas importantes para hacer antes de arrancar una misión: retirar monedas (si te avivaste de guardarlas en tu partida anterior) y con éstas comprar un ítem que no promete servir demasiado. Una de las bases del género es el hecho de que en cada partida contamos con algún privilegio arrastrado de la anterior, para tener más chances de conseguir una victoria. Pero en esta ocasión solo podemos juntar mucho dinero si decidimos no usarlo antes de morir (y sólo cuando se nos permite), lo cual no es una gran ventaja que digamos. Para aclarar las cosas, cada vez que arranquemos es casi como empezar el juego de cero.Finalmente llegamos a la zona de peligro y comenzamos a entender qué era esto de las mutaciones que tanto nos hablaron en los avances. Con vista aérea, el objetivo de cada nivel es abrir la puerta de salida y huir por allí, y para ello antes tendremos que activar los mecanismos (cuyo número total y ubicación varía). La jugabilidad al comienzo es muy simple y consta de golpear con nuestro bate y esquivar (si, te mandan a salvar a la humanidad con un bate, ¡ja!). Pronto se nos aparecerán los primeros monstruos salvajes y con estas pocas herramientas tendremos que eliminarlos. Pero no tardaremos más que unos minutos en derrotar a los suficientes para llenar nuestra barra de experiencia y mutar... y aquí viene lo bueno jóvenes.

El principal atractivo de RAD son las mutaciones, y habrá dos formas de conseguirlas. Una es llenando la barra de experiencia, y la otra es explorando zonas más complicadas para encontrarlas en unos extraños artefactos. Sea como sea, el personaje va a volverse mucho más poderoso en poco tiempo, pudiendo contar con tres poderes especiales y un buen número de mejoras. Por el lado de los poderes, nos pueden tocar desde disparos de proyectiles a atacar con un brazo mutante, y por el otro lado podemos volvernos más rapidos, obtener más salud, etc. Esto es lo más divertido de RAD, ya que las combinaciones posibles son muchísimas y la jugabilidad cambia totalmente en cada partida; al menos hasta que se empiezan a repetir. Cada vez que arrancás a jugar no sabés en qué te vas a convertir.La gracia del juego es superar los seis niveles, que pueden durar alrededor de dos horas. Obviamente es más complicado de lo que suena, y puede llevar sus buenos intentos. Eso sí, por más que la jugabilidad se vea modificada en cada partida, luego de perder les aseguro que no van a querer volver a repetir todo inmediatamente; es más bien un título para intercalar con otro juego. Eso no significa que RAD no sea un juego adictivo, de verdad cuenta con una fórmula conocida pero que siempre te invita a jugar nuevamente. A medida que avanzamos, los monstruos se ponen más pesados y numerosos, hay bosses en cada instancia, cada vez es menos probable encontrarnos salud y llega ese momento intenso en el que tenemos que defendernos de cada golpe como si fuera el último.

Hay algunas herramientas más para ayudarnos en este duro trayecto. Podremos equiparnos con un ítem y también con un artefacto. Los ítems pueden curarnos, invocar a un monstruo aliado, etc; y los artefactos pueden reducir el costo para abrir los cofres (cuyas llaves son disquetes), resucitarnos una vez si morimos, entre otros efectos. Encontraremos a un NPC vendiendo todo esto en determinados puntos, y bien podremos gastar nuestros ahorros o llevarlos a la base al final de cada nivel para así tener en la próxima partida. Reitero, no considero que este recurso sea tan valioso como para hacer más accesible el siguiente intento.Un punto muy destacable es la aleatoriedad que maneja RAD. Los escenarios se modifican totalmente y es muy raro sentirnos en un mismo lugar. Claramente los niveles siguen una norma de ambientación, pero la disposición de la salida, enemigos y demás siempre es diferente. Y ni hablar de las combinaciones de poderes que podemos llegar a recibir. También hay detalles random que pueden salvarnos de una crisis, como un objeto curativo oculto en la planta menos pensada del escenario. Eso sí, recibir muchas habilidades en un corto lapso a veces puede ser un arma de doble filo; por la emoción de probar todo lo que nos dieron muchas veces se pierde salud que hasta con el simple bate hubiera sido evitable.


Conclusiones


RAD es un muy entretenido juego del tipo roguelike, que sabe utilizar los recursos ya conocidos del género y combinarlos con la gracia y carisma de los títulos de Double Fine. Sin ser lo más original que vayas a jugar, es ideal para disfrutar de partidas e intercalarlo con algún otro juego, ya que la muerte va a ser algo muy común hasta que logres salir victorioso. La cantidad de habilidades que podemos descubrir y su uso aleatorio en cada intento, hacen que las mecánicas se renueven constantemente, siendo lo mejor que ofrece.


Lo mejor
· La combinación y variedad de mutaciones.
· Las partidas son muy diferentes entre sí gracias al cambio de mecánicas y a los escenarios aleatorios.
· Adictivo e ideal para intercalar con algún otro juego.
· Buen grado de dificultad.

Lo peor
· No hay demasiadas ventajas de una partida a otra.
· Recicla las fórmulas ya conocidas del género sin innovar demasiado.
· Recibir muchos poderes en un corto lapso a veces es un arma de doble filo.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR
Ficha del juego
RAD (PSN/XBLA/eShop)
Galerías
RAD (PSN/XBLA/eShop)
  • Empresa
    Double Fine.
  • Origen
    USA.
  • Fecha de lanzamiento
    20 de Agosto de 2019.
  • Plataformas
    SWITCH, ONE, PS4, PC.
  • Descripción

    Publicado junto a Bandai Namco, es un nuevo juego del tipo roguelike, con ambientación post-apocalíptica. Los creadores de Psychonauts nos invitan a ingresar a una zona radioactiva para encontrar una cura para el mundo. A medida que avancemos, conseguiremos habilidades mutantes y tendremos un gran riesgo de perder la vida.

Análisis mas votados

Todos | SWITCH | PC | PS4 | PS3 | ONE | 360 | WII U | WII | PS VITA | PSP | 3DS
>Juego >Puntaje