Análisis de Saints Row: The Third - PS3 Volver arriba

+ Puntuar

  • Puntaje editor

    9.5
  • Puntaje usuarios

    9.5
Saints Row The Third
Aldo Titaro
Redactor
Aldo Titaro / Esco

...

Email: prensa@playnomore.com
30 de Marzo del 2012

Análisis de Saints Row: The Third - PS3

Saints Row: The Third es la tercer entrega del sandbox creado por Volition. Aún hoy en día, el juego es comparado con uno de los referentes del género, Grand Theft Auto, estando nada más lejos de la realidad. Esta franquicia no apunta a la seriedad; tampoco al realismo; y menos a buscarle un sentido a todo. Saints Row: The Third juega en su propia liga, ofreciéndonos enormes dosis de risas; referencias a películas; misiones de lo más variadas y locas; y, por sobre todo, diversión al máximo nivel. Nuestra banda nos necesita más que nunca, y nosotros deberemos tomar el control de la situación.

Bienvenidos a la ciudad maravilla


Imaginen el mundo más bizarro, donde todo arranque con una introducción al mejor estilo Star Wars, contándonos sobre la historia de los Saints y sus más grandes proezas: películas, bebidas energéticas con comerciales en Japón y robos de lo más glamorosos. Claro que esto, tarde o temprano, se iba a complicar, y un misterioso belga se iba a encargar de arruinarles la fiesta. Así es como todo termina en caída libre desde un avión donde estábamos cautivos, y aterrizando en una nueva y totalmente desconocida locación: Steelport, una gran urbe de cemento, luces, armas y prostitutas.
Con un imperio de los Saints destruído, un compañero muerto, y una jungla de bandas rivales que controlan toda la ciudad, deberemos abrirnos paso por entre todos estos grupos de criminales, para volver a reclamar lo que es nuestro y teñir a Steelport de violeta. Pero eso no será tan fácil, la Ley marcial rige en la ciudad, la gobernadora ha llamado a la STAG, un grupo militar de lo más armado, con el objetivo de hacernos desaparecer del mapa. Sean bienvenidos, Saints.

El carnicero de Stillwater


Saints Row: The Third nos brinda la posibilidad de crear a nuestro propio personaje principal. Para esto, pone a nuestra disposición uno de los más amplios editores que se haya visto en la generación; donde podremos retocar el rostro: poniendo cicatrices, sangre, lunares, diferentes colores de ojos, o elegir entre decenas de cortes de cabello. Tampoco queda de lado el cuerpo, al que le podremos insertar esteroides, o elegir ser un palo de escoba. Por otra parte, yendo hasta más abajo (en el caso de los hombres) o más arriba (en las mujeres), podremos aumentar nuestro bulto o nuestro busto, para volvernos más irresistibles que nunca. No quedan afuera las ropas: cientos de prendas que nos permitirán enchular a nuestro personaje al estilo que se nos de la gana, con muchas tonalidades de colores, y hasta optando por dejarlo desnudo. Pero eso no es todo, ya que habrá tiendas de tatuajes, donde podremos elegir entre varios modelos y para todas partes de nuestro cuerpo. Sencillamente infinitas posibilidades que permitirán diferenciar a nuestro avatar de cualquier otro.

Como si esto fuera poco, la ciudad nos esperará con muchas cosas más. Para nuestros vehículos, tendremos talleres de tuning en las que podremos modificar nuestro coche para imponer mayor respeto entre las bandas, agregándole luces de neón, llantas, pintura nueva y hasta pudiendo sacarle el techo. Si buscamos armas, los Friendly Fire nos esperarán con música ranchera y una gran cantidad de municiones y mejoras para nuestro poder de fuego. Pero nada es suficiente, y a medida que avancemos en la historia y tomemos decisiones acertadas, nuestro imperio crecerá y ganaremos fortalezas que serán el refugio de los Saints. Éstas se podrán mejorar para generar más ingresos a medida que pasan los días. Y es que Saints Row: The Third, terminará obligándonos a adquirir toda tienda o edificio que esté a la venta, para ganar dinero y comprarle mejoras a nuestro personaje.

Las mencionadas mejoras, se podrán adquirir desde nuestro teléfono celular. En este dispositivo, podremos comprar más salud para nuestro personaje, habilidades para la banda, mejoras a vehículos, consultar el mapa de la ciudad, reclamar los ingresos que has generado con la compra de edificios, y hasta usar trucos. Realmente será muy importante su uso, ya que desde aquí accederemos a las misiones del modo historia, y a cualquier sidequest cuando hayamos concluído la aventura principal. Ésto realmente muestra que los videojuegos empiezan a tomar los teléfonos móviles como una herramienta más que interesante para encadenar misiones de una forma más natural, y en Saints Row no será la excepción ya que será nuestra mejor arma cuando nos encontremos en aprietos.

Prendete un faso más


Saints Row: The Third, no goza de coherencia; esa es la realidad. ¿Ésto le impide ser un buen juego? Absolutamente no. Si hay algo que no vamos a sufrir con este juego, será de aburrimiento. Aquí no iremos del punto A al B sin una dosis de locura. Si bien los primeros momentos de juego no son lo que uno se espera, la jugabilidad terminará de estallar en las últimas cinco horas del modo campaña, transformándose en una locura única y necesaria de jugar. En las doce horas que dura la historia, disfrutaremos de una variedad de misiones increíble: haremos lucha libre; combatiremos contra zombies; manejaremos con un tigre a bordo; escaparemos en una carreta llevada por un chulo; y viviremos un final de lujo (si se toma una decisión), que se corona como uno de los mejores que se han visto en el año.

Nuestros objetivos cambiarán de ubicación en cada nueva misión, y aprovecharemos el mapa de punta a punta. Aquí viajaremos por mar, tierra y cielo; en barcos, autos, aviones y hasta en cuatriciclos. Seremos chulos, personificaremos a una muñeca inflable, y nos transportaremos a un mundo al mejor estilo TRON, a bordo de una moto con luces azules como la de la película de Disney. No hay misiones que se parezcan, y todas van a tener una real incidencia en el transcurso de la historia. Dejándonos, al final del juego, con una ciudad completamente diferente a la observada en el principio de la aventura. Y para el que disfrute el juego en modo cooperativo, lo agradecerá todavía más, coronándose como el gran punto de reunión la isla plagada de zombies.

Thank you, Killbane


Saints Row: The Third, por momentos se ve bien, aunque por otros deja bastante que desear. Realmente tiene recursos estéticos muy buenos, y que podrían ser aprovechados por otros títulos. Así es como el cielo de Steelport cobra vida, con nubes de humo, visión reducida y luces de rascacielos brindándo un espectáculo alucinante. Lamentablemente, desde esta vista, se ven ciertos errores que arruinan un poco la experiencia; y es que las texturas son extremadamente pobres; a medida que bajamos con nuestro avión o helicóptero, veremos lo mucho que tardan en cargar; y las calles estarán vacías desde esta vista, ya que ni habrá rastros de vehículos y/o personas hasta que nos encontremos en el suelo.

En tierra, todo mejora mucho. La lluvia golpeando contra el auto; los peatones actuando de manera distinta, optando por fumar contra una pared o caminar con pancartas por la ciudad; las bandas y los grupos militares viniendo a por nosotros, poniendo trampas pincha-ruedas; zombies golpeando las puertas de nuestros vehículos para comernos el cerebro; o gente disfrazada andando por la calle en carritos de golf a toda velocidad. Todo esto junto, nos da una experiencia increíble. Pero esto, lamentablemente, se ve arruinado por severos errores del engine del juego, ya que en ciertos momentos los gráficos se van a romper, las colisiones fallarán de manera bestial, y en el peor de los casos, si nos golpean cerca de una pared, caeremos en el limbo para nunca volver.
Ésto pasa muy de vez en cuando y no suele arruinar la experiencia de juego al borde de llevarla a lo trágico. Lo realmente malo, son los cortes de acción cada vez que lleguemos a nuestro objetivo, o lo cumplamos. En ese momento, una pantalla de carga aparecerá y nos cortará toda adrenalina, haciéndonos esperar unos valiosos diez segundos para ver una pequeña escena que completa la misión o simplemente le da el inicio a una nueva.
En cuanto al sonido, tendremos mucha música a nuestra disposición, pasando desde los sonidos techno hasta las guitarras del heavy metal; el reggaeton, la música disco y el hip hop tampoco se quedarán afuera. Nos ofrecerán una amplia selección de grandes canciones que se verán intercaladas por las noticias del día que relatarán las repercusiones de nuestras acciones en la ciudad.
Las voces están muy bien hechas, destacando a estrellas como Hulk Hogan o la actriz porno Sasha Grey. Quizás hubiese quedado mejor con diálogos más pulidos, ya que la mayoría son bastante pobres y no terminan de hacer explotar al juego en su más grande dimensión. Pero aún así, cuenta con actuaciones brillantes como la de Alex Désert, quien encarna el papel de Zimos, un chulo con problemas de voz que nos hará soltar más de una carcajada al oírlo.

Al momento de manejar a nuestro personaje, veremos un control noble y que responde a la perfección con todo lo que le indiquemos. Tendremos la posibilidad de meternos al auto de manera un tanto extraña, ya que corriendo y pulsado el botón para ingresar, saltaremos por una de las ventanas del vehículo para salir lo más rápido posible. Otra de las acciones que se tornan un tanto raras si están ausentes en estos tiempos es la falta del sistema de cobertura, y aquí sucede eso, por lo que habrá que esconderse a la vieja usanza. Una nueva posibilidad, y que los fanáticos lo agradecerán, será que dispondremos de paracaídas ilimitados, permitiéndonos hacer base-jumping desde el lugar de que nos plazca. Lamentablemente, aquí también pecan los errores del engine, y algunas colisiones contra nuestro personaje terminarán expulsándonos hacia el cielo, o simplemente logrando que se doble como un muñeco de goma.

Conclusiones


Saints Row: The Third, no es un juego para aquel que busque un Grand Theft Auto. Aquí se busca pertenecer al género de los sandbox, pero visto desde otra perspectiva: La locura debe ser el artista de lujo. Esto lo ubica como el mejor de su especie, dejándolo sin rivales cercanos. Si bien tiene algunos puntos a mejorar, como sus fallas gráficas y sus pobres diálogos, se ubica entre los mejores juegos del año, y lo deja con poco margen para superarse en una próxima entrega.
Saints Row: The Third nos cautivará de principio a fin, mostrándonos que un juego puede combinar de forma orgánica lucha libre, hackers, pandillas, zombies y ejércitos armados hasta los dientes. Será una compra asegurada para todo aquel que busque divertirse, y realmente merece la pena ser jugado. Lamentablemente, luego de las 12 horas que dura la historia, uno se termina quedando con ganas de más locuras.


Lo mejor
- Variedad de misiones.
- Las últimas cinco horas de juegos son increíbles.
- La personalización de nuestro personaje es infinita.
- Diversión sin pausa.
- Se puede jugar toda la historia en modo cooperativo.

Lo peor
- Fallas gráficas graves.
- Diálogos un tanto pobres.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR
Ficha del juego
Saints Row The Third
Galerías
Saints Row The Third
  • Empresa
    Volition, Inc..
  • Origen
    Norteamérica.
  • Fecha de lanzamiento
    15 de Noviembre de 2011.
  • Plataformas
    PS4, 360, PS3, PC, XONE, SWITCH.
  • Descripción

    Saints Row: The Third, es un juego de acción-aventura que se desarrolla en un mundo abierto creado por Volition, Inc. Fue lanzado el 15 de noviembre de 2011 gracias a THQ para PlayStation 3, Xbox 360 y PC. Es el tercer título de la serie Saints Row. Al igual que en Saints Row 2, el jugador controla al líder de los Santos de la Tercera Calle. El mundo del juego es la ciudad ficticia de Steelport, y la historia se centra en la guerra de bandas urbanas entre los Santos y las tres bandas rivales: Morningstar, Deckers y Luchadores. Años más tarde se lanzó para Switch, el 10 de mayo de 2019. Finalmente aterrizó en PS4, Xbox One y PC (nuevamente) el 22 de mayo de 2020, gracias a la versión remasterizada.