Leandro Bordino
Redactor
Leandro Bordino / Cloud

Soy amante de los videojuegos desde que tengo memoria y disfruto mucho escribir sobre ellos. La música es mi otra pasión, me encuentro estudiando en el Conservatorio Manuel de Falla y con suerte algún día compondré la banda sonora de un juego. Leer más »

Email: lbordino@playnomore.com
29 de Diciembre del 2017

[Especial] Lo mejor y lo peor de 2017

Se termina un gran año para el gaming y el staff de playNOmore se reúne en este artículo para contar que fue lo mejor y lo peor que jugaron en 2017.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es simplemente el mejor juego que jugué en este 2017. Un juego apasionante. Una aventura enorme, con cientos de detalles y momentos únicos, con una mecánica de juego absorvente y una ambientación impresionante. No tengo apenas una queja para esta obra maestra, la cual sigo redescubriendo cada vez que la juego. Excelente.

El peor juego del año está difícil. No recuerdo haber jugado algo malo (en serio, debería recordarlo). Lo que puedo hacer es nombrar una de las cosas más decepcionantes, y eso fue que Shenmue III no salga, como estaba estipulado. La obra de Yu Suzuki se retrasó (algo esperado por muchos) y para colmo de males lo hizo con un tráiler realmente lamentable. La falta de expresión en las caras de los personajes, con un Ryo irreconocible como abanderado, fue de lo más comentado en toda la red. De hecho, si vemos el primer tráiler hasta se ve mejor en ese aspecto. Ojalá la respuesta desfavorable de los fans, logre que mejoren lo que se vio en esa ocasión, porque honestamente, no era nada bueno.Se nos fue otro año che... y personalmente uno muy interesante. Pero no estamos para hablar de nuestras vidas, sino de los juegos que más disfrutamos a lo largo de este impresionante 2017. Porque si, han sido 12 meses de excelentes lanzamientos. Sin embargo, a pesar de haber sido uno de los años en los que más tiempo tuve para viciar, las mayores bombas o típicas elecciones que los lectores esperan que mencionemos al menos no estarán en mi apartado. Todavía no he probado joyas como NieR Automata, Hellblade, Breath of the Wild, Super Mario Odyssey y un largo etc. Vale la pena mencionarlo antes de que me digan "¡y como no incluiste a x título! ¡no sabés nada hijo de re mil ****!". Si, suele pasar. Aclarado todo, les comparto el juego que más disfruté y el que más me emboló.

Este año la nostalgia me ha ganado a la hora de decidir por lo mejor. Lanzado tempranito, en febrero, presioné "start" y fui recibido una vez más en la cabaña de Jijimon. Cuando empecé Digimon World Next Order no sabía que era una especie de remake/continuación de Digimon World (PS1). En mi infancia ese título fue un antes y un después, uno de mis primeros juegos de rol y uno de los primeros a los que le dediqué tantas horas aun cuando había cosas que no entendía en ese momento. Era puro amor. Al ver que me estaba metiendo en una aventura similar me latió fuerte el corazón. Next Order estuvo totalmente a la altura, incluso mejorando bocha de cosas del original e introduciendo novedades. Nuevamente le metí muchísimas horas, siendo el juego que más me tuvo pegado al joystick en 2017. Si te gusta Digimon y si también te enamoró Digimon World, no podés dejarlo pasar. No es el mejor juego del año ni en pedo, pero si es el que mayor placer me brindó.

Troll & I también llegó bastante temprano y ningún otro que haya probado lo pudo sacar del podio a lo más flojo durante el resto del año. Es un juego que parece de gran producción, y de hecho viene de Maximum Games, pero una vez con las manos en él se siente que salió antes de tiempo. Si bien tuvo una actualización, ya era tarde para el pobre joven y su troll. La jugabilidad estaba rota por todas partes, y lo que se suponía era lo mejor tampoco llegaba a ser divertido: jugar de a dos de forma cooperativa. Tosco, pobre y aburrido, lamento que hayas sido elegido... alto verso wachin.Este fue un año con una gran cantidad de títulos de buena calidad, tantos que era imposible poder probarlos todos. NieR Automata y Resident Evil 7 son algunos que no tuve el placer de jugar. También fue un gran año para Nintendo con Switch, con un buen puñado de lanzamientos que lamentablemente sufriré por no poder disfrutarlos hasta conseguir la consola. Sin embargo y dicho todo esto, esta es mi selección de 2017.

Dicho en mi análisis, este lugar lo tenía desde que finalicé su campaña lineal de 120hs. Persona 5 es excelente. Excelentes graficos, excelente trama, excelentes personajes, excelente jugabilidad y una banda sonora que siempre llevo en mi celular para escuchar. Persona 5 es la perfección en videojuego y desafortunadamente no logra ser tan reconocido en Occidente. Sin pestañear y sin pensar, Persona 5 logra llevarse mi elección a mejor juego del año y con méritos.

Nuevamente me encuentro igual que el año pasado, con un triple A como mejor juego del año y un indie como peor, volviendo a sentir un poco injusta la situación. Pero Husk hace que esta decisión sea merecedora, con una trama extremadamente predecible y llena de errores, y una jugabilidad de sigilo con enemigos que pueden verte a través de las paredes, arruinando por completo la dificultad y experiencia de este título. Incluyendo otros errores más, Husk se lleva mi elección a peor juego del año.Sin duda, lo mejor que jugué este año fue la versión de consolas de Pillars of Eternity. Un RPG bien de la vieja escuela, y lo mas parecido a Baldur’s Gate que hemos tenido en años. Excelente música; controles bien adaptados de teclado a control; personajes carismáticos; y una historia atrapante. Sin duda este juego lo tuvo todo. Ya sea en PC o consolas, háganse el favor de jugar Pillars of Eternity.

Cada ying tiene su yang, y en este caso fue The Divide el juego con el que, francamente, perdí tiempo que nunca volveré a recuperar. Con controles imprecisos y molestos y un intento de mezclar géneros que se queda en la nada, lo único que podría haber salvado a este título es la historia... si no fuese porque el juego termina justo cuando se pone interesante. Frustrante por donde se lo mire. De entrada... feliz año nuevo. Ahora sí, a lo importante:

Si me preguntan cual fue el mejor juego que revieweé (si, revieweé) en 2017, con solidez puedo decir el Cryptark. Esperaba un metroidvania sin demasiado desarrollo, pero la verdad que tanto en música y ambientación, como nivel de dificultad, me voló la peluca. No tengo un PEOR juego, aunque Run Gun Jump Gun me dejó claramente un mal sabor de boca y habría preferido no tener nada que ver con su review (para más info, chequeen el informe sobre juegos indie).

Gracias por leerme, ¡espero traerles novedades copadas de la mano de Lean y Pablo todo el 2018!2017 fue un año genial para la industria de los videojuegos. Nintendo volvió a sorprendernos con entregas maravillosas como Super Mario Oddysey y Breath Of The Wild, Hellblade: Senua's Sacrifice volvió locos a todos con su excelente trabajo sonoro, y muchos otros títulos lograron llamar a millones de jugadores en todo el mundo. Definitivamente este es un año para recordar, y por eso mismo es un año en el que elegir el juego que más me gustó es muy difícil.

Cuando vi por primera vez NieR: Automata pensé que iba a ser un desastre en el que los desarrolladores parecían no haberse puesto de acuerdo sobre qué juego querían hacer. Sin embargo, la combinación de estilos dio lugar a una experiencia única, que brilla aún más por el increíble trabajo sonoro y una historia absolutamente maravillosa. Definitivamente se convirtió en uno de mis juegos favoritos hasta ahora. Otro juego que debo mencionar debido a mi fanatismo por el terror es Resident Evil 7: si bien no todos quedaron maravillados con el cambio de estilo, el hecho de que haya vuelto a las raíces me resultó espectacular. Por fin Resident Evil volvió a ser un Survival Horror de verdad, en el que debemos preocuparnos por nuestra munición mientras intentamos sobrevivir en un lugar terrorífico, en lugar de ir por la vida matando idiotas que se anuncian gritando antes de cada ataque. Un sólo punto en el juego (que no voy a mencionar para no spoilear a nadie) no me gustó, pero fue simplemente porque parecía algo demasiado "mágico" en un mundo en el que todo parte de la ciencia. 

Si bien NieR: Automata y Resident Evil 7 son los dos mejores juegos que jugué este año, Divinity: Original Sin 2 merece una mención especial por haberme dado una libertad que ningún otro juego me hizo sentir, en un mundo interesante y variado con miles y miles de opciones.

En cuanto a lo peor del año, tengo que decir Black Mirror. Por si no leyeron la review, lo aclaro: no tiene nada que ver con la serie. Lo pesados que se sienten los controles, sumado a los tiempos de carga exageradamente largos hicieron que me cueste HORRORES jugar este título por más de media hora. Muy decepcionante, especialmente porque de no ser por eso el juego sería interesante.Hace muchos años que no tenemos un año tan prolífico en cuanto a videojuegos. Definitivamente 2017 va a ser recordado como uno de los mejores años en la historia del gaming, y esto se debe a varios factores, pero sobretodo y lo más importante: a los juegos. Tuvimos una cantidad importante de títulos excelentes, tanto indies como tanques AAA. Tuvimos a Cuphead, el cual rompió varios moldes con su dificultad de antes, su bellísimo arte y su logrado apartado visual. Tuvimos verdaderos éxitos triple A, tanto occidentales como orientales: Persona 5, Wolfenstein 2, Yakuza 0, Resident Evil 7, NieR: Automata, Horizon Zero Dawn y me estoy olvidando de muchos. No hice ninguna mención a los juegos de Nintendo porque la gran N se merece una mención aparte: si hay algo que tiene Nintendo, y que creo yo todo el que aprecie algo el gaming se da cuenta, es que Nintendo siempre está buscando la manera de innovar y divertir al mismo tiempo. Luego del tumultuoso paso de la Wii U, la gran N la está rompiendo con Switch, aterrizando con varios de sus tanques. Los más mencionados obviamente son Super Mario Oddyssey y el deslumbrante Zelda: Breath of the Wild.

Así como hubo muchísimas cosas buenas también debemos mencionar ciertas tendencias que se fueron viendo este año que deberían ser puestas bajo la lupa, siendo el más resonante el famoso (y muchas veces infame) sistema de lootboxes. Este año tuvimos varios ejemplos, en menor medida Destiny 2, de Activision, y desde luego uno de los escándalos del año, Star Wars: Battlefront 2, de EA.

Seguramente somos muchos los que vamos a volver una y otra vez a los juegazos que nos perdimos de 2017. Esperemos que el futuro nos depare cosas aún mejores.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR