+ Puntuar

  • Puntaje editor

    4.5
  • Puntaje usuarios

    5.0
Balan Wonderworld (PSN/XBLA/eShop)
Leandro Bordino
Redactor
Leandro Bordino / Cloud

Soy amante de los videojuegos desde que tengo memoria y disfruto mucho escribir sobre ellos. La música es mi otra pasión, me encuentro estudiando en el Conservatorio Manuel de Falla y con suerte algún día compondré la banda sonora de un juego. Leer más »

Email: lbordino@playnomore.com
03 de Abril del 2021

Análisis de Balan Wonderworld - PS4

Los padres de Sonic nos traen una nueva aventura en 3D, publicada por Square Enix. ¿Será tan fantástico el mundo de Balan?

Esta va a ser una reseña un tanto complicada. Y es que habiendo terminado recién Balan Wonderworld, siento que experimenté algo que me transportó un poco a otras épocas lindas de los videojuegos, pero también me hizo alterar muchísimo. Y es que sí, que Yuji Naka y Naoto Ohshima (ambos del Sonic Team original) hayan unido fuerzas luego de 20 años para desarrollar esta aventura, llamó la atención de inmediato. Y se nota mucho la influencia de estas eminencias en cuanto a la exploración y el diseño, pero algunas mecánicas son insufribles y el juego termina desesperando en lugar de entretener. Pero alto, vamos de a poco.
El juego cuenta con un buen número de escenas animadas bastante bonitas, y en la introducción podemos ver como los protagonistas, Leo y Emma, son transportados a un mundo de fantasía. Acá se encuentran con Balan, quien les pide ayuda para restaurar las almas de doce personas que se encuentran atiborradas de emociones negativas. Por ende, cada mundo que recorreremos estará basado en una temática en particular, relacionada con el personaje de turno. Vamos a ver escenarios de nieve, insectos, bomberos, ajedrez y muchos más. La variedad es muy buena, habiendo en cada mundo dos niveles y un boss.

Los problemas comienzan al tener el control del personaje que hayas seleccionado. Ya de por sí encontramos un manejo duro, saltos pésimos, cámara dudosa, y una sensación incómoda de que vamos a tener que aguantarnos esto por muchas horas. Luego de un rato vamos a darnos cuenta de que el tema de los saltos tiene un propósito, ya que vamos a encontrarnos los primeros trajes. Éstos se convierten rápidamente en el foco principal de Balan Wonderworld, ya que son fundamentales para poder avanzar. En cada mundo vamos a ir descubriendo nuevos trajes, los cuales nos otorgan una habilidad especial. Algunos son para pegar, otros para interactuar con algo del entorno y, muy importante, también tenemos los que nos ayudan a alcanzar lugares que antes eran inaccesibles.
Hay algunas decisiones en cuanto a la mecánica de trajes que pueden derivar en situaciones de maldecir (por no usar otra palabra). Para empezar, podemos llevar hasta tres al mismo tiempo, y si de pronto agarramos un cuarto traje, uno de los equipados se va a ir. Por esto, hay que estar todo el tiempo atentos a que no se nos vaya uno que necesitábamos, porque sino toca ir a agarrarlo otra vez. Una vez terminado un nivel, los trajes que llevamos hasta el final van a pasar a nuestra biblioteca, por lo cual podremos usarlos en otros mundos. Esto es muy bueno, ya que la idea es volver a mundos anteriores para usar los nuevos trajes y así descubrir más cosas. Ahora... te llegan a golpear y quitar un traje que era muy importante... chau, a buscarlo de nuevo en el mundo donde lo encontraste. ¿En serio era necesario esto?, ¿qué sos, Dark Souls? Ja.

Si bien la dificulad suele mantenerse baja, los últimos mundos se pueden volver una pesadilla si tenemos en cuenta que a la jugabilidad básica ahora tenemos que sumarle escenarios mucho más exigentes. Recordemos que tenemos un salto y la habilidad de turno, y no mucho más. Los enemigos no suelen presentar demasiado reto, pero de un golpe te quitan un traje, y la partida se pierde si te terminan golpeando sin traje alguno. Por lo general Balan Wonderworld ofrece más una aventura de exploración, no hay mucho plataformeo o acción, aunque ambos están presentes. También hay un boss por cada mundo, y vienen con algo interesante: todos tienen tres golpes a propinarles, y tenemos que descubrir cuales son. Al principio son muy fáciles, pero después te hacen pensar un poco más.
Todavía no hablamos del punto clave de este viaje, el cual representa tanto una virtud como otra piedra en el zapato. El objetivo en cada nivel es recolectar todas las estatuillas doradas de Balan, que están ocultas como bien podrán imaginar. Algunas más a la vista que otras, la realidad es que nunca vamos a poder encontrarlas todas en la primera pasada, sea porque no contamos con los trajes necesarios, o porque realmente están bien ocultas. En este sentido el juego hace un muy buen trabajo para los amantes de la exploración y búsqueda de secretos. El diseño de niveles está pensado para caminar por cualquier estructura, y a veces es tan retro que duele en ese sentido.

Todo esto no tendría nada negativo si no fuera por el hecho de que, para poder ir a nuevos mundos, tenemos que encontrar una buena suma de estas estatuillas, siendo un objetivo primario y no algo opcional. Y esto tampoco es tan malo, el problema es que te piden muchas para seguir. Uno quiere ir al boss final, pero no, andá a desperdiciar horas de tu vida con un juego que hace rato se volvió una tortura, recorriendo otra vez los mismos escenarios a ver si encontrás las malditas estatuillas. Me hizo acordar un poco a juegos como el primer Rayman (el original), que te obligaba a encontrar todos los secretos para ir al último nivel.
Y si hubo un aspecto que me logró sacar de quicio, es el minijuego de Balan. Este, además de tener que hacerlo perfecto para conseguir una estatuilla (y si no, a repetir el nivel otra vez y encontrar el minijuego OTRA VEZ), es un embole que lleva sus minutos. Básicamente es una animación en la cual tenemos que estar atentos a presionar un botón en el momento justo en el que Balan se sincroniza con una figura de él mismo. En los adelantos del juego nos habían vendido que esto tenía alguna relación musical, pero no hay que apretar sincronizando con lo que escuchamos; simplemente hay que atinarle a esta fusión. Es fácil, pero más adelante son cada vez más instancias, y si fallan una van a insultar muchísimo. Es toda una secuencia que soportar otra vez, sumado a tener que ir hasta allá de nuevo. No sé como no se les ocurrió algo más copado, esto es realmente feo con f de foca.

Otro apartado que afortunadamente es totalmente opcional, es el de darle de comer a unos bichitos en el mundo principal. Todas las gemas que vas recolectando, se las tenés que dar a estos amiguitos para que crezcan y así también prospere este pequeño sitio. Ahora, ¿en serio se piensan que me voy a parar acá severos minutos al salir de cada nivel para ver cómo comen estos desagradecidos? No señor, yo quiero seguir jugando, a lo sumo lo hubieran hecho más dinámico. Tenés que soltar las gemas y esperar a que los bichos tengan ganas de acercarse, y después esperar un montón a que coman... dios mio, ¿quién decisió estas cosas?
Y juro que esta es la última, pero ¿no podían hacer que todos los trajes pudieran dar el salto básico? Resulta que hay algunos trajes que sólo sirven para atacar, y, aunque no lo crean, hay niveles en los que hay grandes posibilidades de que pierdas el único traje que salta y NO PUEDAS SALTAR AL REQUERIRLO. Cuando pasan estas cosas que vengo mencionando empezás a creer que Balan Wonderworld sería un gran juego si no fuera por semejante cantidad de malas decisiones. Porque si tengo que ser honesto, el juego está lleno de secretos, buenos diseños, exploración y puzles inteligentes... y todo se ve arruinado por estas malas experiencias.

Ahora, me dejé lo mejor para el final, porque Balan Wonderworld tiene una gran perlita, y es su banda sonora. El gran compositor Ryo Yamazaki le saca el tema justo a cada lugar que vamos a visitar. La aventura cuenta con un montón de melodías pegadizas y el uso de los instrumentos adecuados para cada ocasión. Hay orquestación para todos los gustos, así que al menos mis oídos la pasaron muy bien a lo largo de todo el juego. Lamento que tan buena música quede plasmada en un producto que no la merece.


Conclusiones


Balan Wonderworld es un título difícil de recomendar. A pesar de estar ante una aventura llena de exploración, secretos, puzles y habilidades, hace muchas cosas mal y uno se pregunta qué sería de este título si estas decisiones se hubieran ejecutado de una mejor forma. Cuenta con una banda sonora increíble, siendo lo más destacado. De resto, la jugabilidad se vuelve un dolor de cabeza y las trabas constantes para progresar lo hacen muy molesto.


Lo mejor
· La banda sonora, lo mejor del juego por lejos.
· Variedad de mundos y diseños.
· Exploración y secretos por descubrir.

Lo peor
· La idea de los trajes está buena pero falla en varios sentidos.
· Problemas en la jugabilidad.
· Los combates.
· El minijuego "musical" de Balan, dios.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR
Ficha del juego
Balan Wonderworld (PSN/XBLA/eShop)
Galerías
Balan Wonderworld (PSN/XBLA/eShop)
  • Empresa
    Square Enix.
  • Origen
    Japón.
  • Fecha de lanzamiento
    26 de Marzo de 2021.
  • Plataformas
    SERIES X|S, PS5, SWITCH, XONE, PS4, PC.
  • Descripción

    Desarrollado por el estudio interno Balan Company, es un nuevo juego de plataformas y acción. Entrando a una extraña tierra a través de un teatro misterioso, los jugadores tomarán el papel de Leo y Emma que deberán navegar por el mundo de Wonderworld con el objetivo de restaurar la felicidad y el balance dentro de todas las mentes y corazones de todas las personas que se encuentran acá.