Análisis de Chicken Police: Paint It Red! - PS4 Volver arriba

+ Puntuar

  • Puntaje editor

    8.0
  • Puntaje usuarios

    8.0
Chicken Police: Paint It Red! (PSN/XBLA/eShop)
Gabriel Pizarro
Redactor
Gabriel Pizarro / Gabriel

Tenía una frase muy cool, pero se perdió y nunca volverá a ver la luz. Leer más »

Email: prensa@playnomore.com
21 de Enero del 2021

Análisis de Chicken Police: Paint It Red! - PS4

Salvajismo en una ciudad de animales.

Retro por todos lados


Cuando me llegó Chicken Police para reseñar, no pude evitar sentirme intrigado. Desde el género a la dirección de arte, el título está hecho para llamar la atención. Se trata de una novela visual/aventura gráfica típica, de apuntar y clickear. Eso ya de por sí es algo cada vez más extraño en el mundo de los videojuegos, un género inmensamente popular en el pasado que hace rato ha caído prácticamente en el olvido. Pero por si eso fuera poco, Chicken Police es, además, una historia de policial negro, algo aún más raro.
Para aquellos que no estén familiarizados con este estilo, se trata de historias de crímenes sórdidos, en ciudades populosas que esconden bajo el brillo del neón lo peor de la miseria humana, y cuyos protagonistas son duros detectives (privados o no) cínicos, cansados, a menudo alcohólicos y con un pasado complicado, pero que no dejan de tener, muy en el fondo, una gota de esperanza y principios intachables.

Si a todo esto le sumamos un hermoso estilo en blanco y negro, no quedan dudas de que se trata de un juego que va a atraer miradas. Pero todavía hay algo más: está protagonizado por personas con cabeza y ciertos rasgos animales. Y no, no me refiero a un estilo furry cute como zootopia, sino más bien a algo como Bojack Horseman. No tengo idea por qué los desarrolladores eligieron ir en esta dirección, pero funciona a las mil maravillas.

Siempre empieza con un caso simple y una mujer


El punto fuerte de Chicken Police es, por supuesto, la historia. Durante el transcurso del juego seguimos al detective casi retirado Santino Featherland y a su compañero Marty MacChicken (si, MacChicken... el juego está lleno de chistes similares), quienes son contratados por la cantante Natasha Catzenko para encontrar al autor de unas notas y pintadas amenazantes dirigidas hacia ella. Un caso simple, como tantos otros. Y como tantos otros, irá degenerando en algo mucho más complejo y peligroso.
Tal vez la primera impresión no sea tan interesante pero, como sucede con el policial negro, la trama se vuelve paulatinamente más compleja e interesante. Como decía, el fuerte es la historia, y por eso tampoco quiero dar muchos detalles de la trama. Basta decir que es un misterio más que interesante, y te deja con ganas de saber cada vez más. Todos los elementos del género están presentes, al punto que, si estás familiarizado, vas a disfrutar de las innumerables referencias a libros y películas; y si no lo estás, probablemente quieras correr a buscar una película de Bogart o una novela de Marlowe.

Pero por más buena que sea una historia, no es nada sin un buen cast, y déjenme decirles que los actores de doblaje son excelentes, y aún más si tenemos en cuenta que se trata de un juego indie. La voz elegida para cada personaje es perfecta, y el carisma y las ganas que le ponen a la actuación le pelean mano a mano a cualquier superproducción. Es un deleite escuchar las voces, los acentos, las inflexiones. Sin dudas, un acierto enorme.
Además de una buena historia y buenas actuaciones, Chicken Police nos regala un trasfondo la mar de interesante. No se contentaron con poner cabezas animales en cuerpos humanos y trasladar todo eso al “mundo real”, sino que crearon todo un mundo con su propia historia y problemas. Así, tenemos el escenario principal en Clawville, una Ciudad-Estado donde predadores y presas viven en armonía... relativamente. Antes había dicho que el juego tiene una vibra muy Bojack Horseman, pero en lo que se refiere a la construcción del mundo y la atmósfera en general, hay que referir al animé Beastars. Si tuvieron la oportunidad de verlo, sabrán exactamente a que me refiero. 

Policía bueno, policía malo


En cuanto a la jugabilidad, nos encontramos con aciertos y errores. En sí, ya que se trata de una aventura gráfica, podemos dividir las acciones en dos partes: la exploración del escenario, que nos lleva a conseguir ítems, resolver puzles y hablar con los personajes; y los minijuegos. Sobre estos últimos también podemos hacer una división. Por un lado tenemos el interrogatorio, que es por lejos la función más interesante en este apartado. Durante los interrogatorios, tendremos que obtener respuestas de los sospechosos, y para eso, contamos con varias opciones de preguntas y la herramienta de “foco”.
Antes de comenzar, y en medio del mismo, Santino hará un monólogo sobre en qué enfocarse con cada personaje: ¿es asustadizo?, ¿muy prudente?, ¿se ofende fácil? Teniendo esto en cuenta, podremos elegir la opción que nos parezca más adecuada y, dependiendo de qué y cómo preguntemos, el objetivo se sentirá más o menos cómodo con nosotros. Al final del interrogatorio recibiremos una evaluación de nuestro proceder. En sí, muy similar a la idea de L.A. Noire pero mucho menos compleja.

Otro minijuego recurrente es la “investigación”, donde atamos cabos y sirve como resumen de cada capítulo. En sí, ni el interrogatorio ni la investigación se pueden “perder”. Están para avanzar la trama y hacer de la historia algo más interesante, pero que no nos dan un sentido de recompensa.
Luego tenemos minijuegos más circunstanciales, que generalmente tienen que ver con momentos de peligro, y son las únicas instancias en las que podemos fallar. Son simples, pero algunos son bastante divertidos, y otros muy repetitivos.

Conclusiones


Chicken Police resultó ser uno de los indies más originales que he jugado en estos tiempos, aunque sea más por la historia y el mundo que por la jugabilidad. Es un título que se disfruta mucho, con un ritmo más pausado y mucho más enfocado en la trama. Dicho esto, no se pueden negar algunos problemas que, si bien no son graves, pueden afectar el factor compra. El primero es que la jugabilidad no recompensa lo suficiente al jugador. Tal vez hubiese sido buena idea agregar más interacción con el escenario, ya que muchos de los puzles son realmente buenos y entretenidos. El segundo es la rejugabilidad. Como suele suceder con las aventuras gráficas, es raro que lo quieras jugar más de una vez, a menos que seas un completicionista. Y al tratarse de un policial, una vez que el misterio está resuelto, mucho del atractivo se pierde.


Lo mejor
· La historia.
· La dirección de arte.
· El mundo y trasfondo.
· El cast de voces.
· La originalidad.

Lo peor
· Poca rejugabilidad.
· Algunos minijuegos no tienen tanto sentido de logro.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR
Ficha del juego
Chicken Police: Paint It Red! (PSN/XBLA/eShop)
Galerías
Chicken Police: Paint It Red! (PSN/XBLA/eShop)
  • Empresa
    The Wild Gentlemen.
  • Origen
    Hungría.
  • Fecha de lanzamiento
    5 de Noviembre de 2020.
  • Plataformas
    PC, PS4, ONE, SWITCH.
  • Descripción

    Editado por HandyGames, es una aventura gráfica de estilo point and click, en la que ayudaremos a los detectives Sonny Featherland y Marty MacChicken a resolver un misterio. Todo con una ambientación de policial negro, referencias y demás.